mindfulness

Mindfulness: Guía básica para la atención plena

5 octubre, 2022

¿Qué es el mindfulness?

La vida nos pasa desapercibida en gran parte porque no estamos presentes en el momento que ocurren los hechos.

Mindfulness, pues, lo podemos traducir como: atención plena, consciencia plena o atención consciente.

-          Consiste en: tomar consciencia de las cosas en el momento presente, es decir, en el momento en que ocurren, con atención plena, de forma compasiva y libre de juicios, aceptándolas tal y como son.

Mindfulness por tanto, trata de enfocar la atención de forma voluntaria y consciente en el momento presente, descubriendo las sensaciones y emociones que sentimos de una forma abierta y libre de juicios. Esta atención nos permite vivir con caridad y aceptación; nos muestra que la vida es una sucesión de momentos presentes.

En este artículo, en CESI Iberia te ofrecemos una guía básica para la práctica de la atención plena. Si quieres conocer más y practicar con un especialista tenemos varios cursos que pueden ayudarte.

Cómo practicar el mindfulness

Para empezar la práctica nos debemos situar en mente de principiante, donde cada experiencia se presenta como un nuevo reto que ofrece miles de posibilidades. El principiante explora con la mente abierta todas las posibilidades, mientras que el experto “ya conoce el camino” y ni tan siquiera se plantea la posibilidad de otras opciones posibles; hace lo que siempre ha hecho, no escoge, reacciona.

Aceptación: Dejar pasar las cosas como están en el momento en el que están.

  1.   Aceptación vs resignación: Aceptar no supone renunciar a la posibilidad de cambiar las cosas en un futuro, sino reconocer la realidad que existe en el presente. En todo momento debemos mantener una actitud de aceptación pasiva “pase lo que pase, está bien”.

No esforzarse: no buscar conseguir ningún objetivo en concreto durante la práctica.

Mente de principiante: mantener una actitud curiosa, abierta, sin sacar conclusiones ni catalogar o juzgar.

Sin juicios: la actitud de no juzgar nos posiciona como observadores imparciales de nuestras propias experiencias, y nos permite prestar atención sin dejarnos arrastrar por el flujo de pensamientos.

Actitud amable hacia uno mismo: En lugar de ser excesivamente crítico (ya que una excesiva atención sobre los aspectos que nos disgustan hará que estos se perpetúen), ser amable hacia uno mismo. Aceptarlo es el punto de partida para cambiarlo.

Paciencia: imprescindible para aceptar el ritmo de la vida y necesaria para llegar a ver los beneficios que podemos obtener. La impaciencia genera frustración.

Confianza: la práctica nos irá llevando hacia la aceptación de nosotros mismos y nuestras circunstancias, lo que nos permite ganar confianza en nosotros mismos y en nuestra intuición.

Ceder: actitud de dejar pasar, no engancharnos ni apegarnos a nada, tratando de ser conscientes de lo que pasa como espectadores.

Finalmente comentar, que es importante aprender a salir del piloto automático al que estamos acostumbrados a estar, para poder centrarnos en una cosa en cada momento. Con la práctica del MIndfulness aprendemos a focalizar nuestra atención, siguiendo estos pasos:

  •  Enfocarse en la respiración: La respiración sólo se da en el presente; no podemos respirar en pasado ni en futuro. Para conectar con el momento presente solo debemos conectar con la respiración.

  • Observar el pensamiento: Nuestra mente está ocupada de pensamientos y la meditación nos permite salir de esta dinámica y observarlos des de fuera como si fuésemos espectadores.

  • No juzgar: Debemos procurar centrarnos en el presente, en las percepciones que tenemos o los pensamientos que pasan por nuestra mente con ojos nuevos, como si fuese la primera vez que lo percibimos; darnos cuenta de aquellos pensamientos que han aparecido y de las emociones que nos producen y volver a centrarnos en las sensaciones físicas (como puede ser la respiración), que nos conectan de nuevo al momento presente. Debemos evitar interactuar con los pensamientos o emociones, dejando que éstas sigan su curso natural y se evadan.

A través de la práctica se trabajan los pasos para liberar la mente y desarrollar la atención y la conciencia plena.

Beneficios de practicar el mindfulness

Algunos de los beneficios que se pueden conseguir con la práctica son:

o   Mejor serenidad

o   Reducción del estrés

o   Disminución de la ansiedad

o   Aumenta la memoria

o   Mejora el harmonía en las relaciones

o   Mejora la tolerancia a la frustración

o   Mayor rendimiento intelectual

o   Fomenta la creatividad

En resumen, una práctica continuada de mindfulness ayuda a obtener una mayor calidad de vida y salud en general. Aun así, nunca se debe perseguir un objetivo al iniciarnos en la práctica, ya que eso sería enjuiciar la experiencia sin conectarnos con el presente.

Si quieres conocer más, ¡consulta nuestros cursos sobre mindfulness!

CESI Iberia / Blog / Actualidad / Mindfulness: Guía básica para la atención plena