Raquel Elvira – El Futuro De La Formación En El Mundo 2.0


¿Cómo ve el sector de la formación empresarial en estos momentos?

Más complicado que nunca, son muchos los que piensan que el contexto actual y la situación que viven las empresas no son los más adecuados para realizar formación. Se nota un cierto estancamiento por las circunstancias del mercado, y por las situaciones internas de las empresas.

Desde Cesi pensamos que si bien el momento es complicado la formación empresarial es más necesaria que nunca. La situación en la que estamos es fuente de dificultades y de posibilidades. La formación, como herramienta estratégica que ayuda a las empresas a conseguir sus objetivos, contribuye a solventar las necesidades presentes planteadas y a desarrollar recursos para generar un fututo más prometedor.

Por otra parte este contexto comporta la implantación de cambios. La formación es clave en ese proceso, generando en sus recursos humanos cambios de actitud hacia la empresa, mayor proactividad y compromiso hacia la eficiencia y la calidad en el trabajo.

Dada la situación económica que vivimos, ¿en qué y a quién aconsejan que se forme en las empresas?

Los cambios afectan a todos los estamentos de la organización: dirección, jefaturas intermedias y personal de base, lo mismo que a todas las áreas de la empresa.
Se necesitaría, en primer lugar, un cambio de enfoque en la gestión de las personas y en la propia concepción de la formación.

Asimismo se requiere un cambio de paradigma acerca de las dinámicas sociales y de relaciones que se viven en las empresas. Se necesitan todas las cabezas, todos los corazones y todas las manos que existen en una empresa para hacer que ésta funcione y sea competitiva.

La formación puede ayudar, en este sentido, fomentando la proactividad y la integración de todo el personal con el proyecto de empresa, convirtiendo a los mandos intermedios en verdaderos líderes.

La formación debiera de dirigirse a trabajar el componente actitudinal de todos los integrantes de la empresa. Nuevos tiempos que exigen nuevas concepciones del trabajo, más implicación, mejor actitud, más colaboración…

¿Qué modalidades o tipos de formación están en boga?

En Cesi pensamos que una empresa no debiera de plantearse cuál es la modalidad de formación que está más de moda, “la formación que se lleva”, debiera siempre plantearse aquella que le permita alcanzar de la mejor forma el objetivo propuesto.

La empresa deberá discernir cuál será el modelo más eficaz y eficiente o la combinación de las metodologías en función de la propia idiosincrasia: temática, colectivo al que va dirigido, organización de la empresa, inversión etc.

Por último no hay que olvidarse que la formación tiene como objetivo una mejora como consecuencia de la puesta en práctica de lo aprendido durante la formación. Independientemente de la modalidad elegida, se debieran de articular antes, durante y después de la formación mecanismos o herramientas que garanticen la transferencia del aprendizaje al puesto de trabajo.

¿Es el auto aprendizaje social el futuro de la formación en el mundo 2.0?

La realidad 2.0 y la red pone a nuestro alcance toda la información que podamos soñar sobre cualquier tema que podamos imaginar, lo cual nos hace pensar que es posible el auto aprendizaje.
Pero la web 2.0 aplicada a la formación tiene las mismas ventajas y los mismos inconvenientes que otras metodologías y herramientas. Si estamos motivados y queremos y necesitamos aprender, aprenderemos, porque nos esforzaremos y aprovecharemos los medios que tenemos para ello.

Hace ya mucho tiempo que las bibliotecas encierran en sus libros cualquier conocimiento, y más recientemente, que internet pone el universo de la información a nuestros pies. El mundo 2.0 no ha cambiado la accesibilidad a la información tanto como lo hizo en su día internet.

Los maestros y los aprendices siguen teniendo sentido y hacen falta; la formación estructurada y con objetivos. ¿La web 2.0? ¡Claro! Es un medio pero no un fin es si misma. El paso del acceso a la información a la “socialización del conocimiento” vuelve a implicar que tenemos que avanzar mucho en los procesos de “filtrado” y de espíritu crítico.

El Doctor House dice que desde que existe internet los médicos han dejado de ser necesarios, ¿podemos decir lo mismo con las redes 2.0 aplicadas al aprendizaje? Creo francamente que las organizaciones que nos dedicamos a la formación seguimos teniendo muchos retos por delante para seguir cumpliendo con nuestra misión.

Raquel Elvira Sierra. Consultora del Departamento de Nuevas Tecnologías.